En 1628, Nuestra Señora del Buen Suceso se le apareció, con el Niño Jesús en sus brazos, a una monja en Quito, Ecuador. En aquella ocasión, la Virgen le dijo: “Alza tus ojos y mira hacia el Monte Pichincha, ahí verás crucificado al Divino Infante que llevo en mis brazos.”

Luego, el Niño Jesús se acercó a la Cruz, colocó la corona de espinas en su cabeza, extendió sus brazos sobre la Cruz, y le dijo: “No puedo hacer más por ti, para demostrarte mi Amor. Almas ingratas, no me paguéis con desprecio, sacrilegios y blasfemias, tanto amor y delicadeza de mi Corazón."

Fue durante esta visión que Nuestra Señora le pidió a la Madre Mariana que mandase hacer un cuadro con esta imagen y que colocase en ella las mismas palabras pronunciadas por el Niño Jesús Crucificado del Monte Pichincha: “No puedo hacer más por ti, para demostrarte mi Amor.”

Nuestra Señora del Buen Suceso prometió que esta conmovedora imagen sería distribuida por todo el mundo y que sería la fuente de Santas Inspiraciones.

MORE on the apparition of the Christ Child Crucified

    5 cards for $1.00 - 3" x 4-1/4"  

Estampilla Sagrada de Inspiración del Niño Jesús de Pichincha

$1.00Precio